Corea en FITUR

coreaenfitur_1_original

La semana pasada, del 23 al 27 de enero, se realizó en Madrid la Feria Internacional de Turismo (FITUR) organizada por IFEMA. En ella diferentes empresas turísticas y países de todo el mundo se reúnen con el fin de promocionar sus atractivos turísticos y puntos de interés.

Como estudiante de turismo que soy, para mí, supuso una experiencia inolvidable y se lo recomiendo a todo el mundo a quien le guste viajar ya que podrás conseguir información de sobre los diferentes países. Además, de que, en todos los stands, hay profesionales que te ayudan a resolver todas las dudas que puedas tener. La entrada cuesta menos de 10€ por un día de visita, un precio bastante razonable si se tiene en cuenta que ofrecen guías de viaje de manera gratuita en los diferentes stands, merchandising de todo tipo, así como la posibilidad de ayudarte a preparar un viaje. Sin embargo, si no eres de Madrid, al precio de las entradas habrá que añadir el coste del viaje, las comidas y el alojamiento, en caso de que decidas no volver el mismo día,por lo que ya cada quien puede decidir si le sale rentable o no. En mi caso el transporte lo pagaba mi universidad y el alojamiento fue una habitación compartida entre varias amigas por lo que nos salió bastante económico.

Como amante del coreano y de Corea en general podréis imaginar hacía donde fui.  Al stand de la Organización de Turismo de Corea. Lo primero que vi, a parte de a un montón de gente haciéndose fotos con dos personas vestidas con Hanbok, fue la Guía de Viaje de Corea en Español. Esa que tantas veces he estado ojeando por Internet. En cuanto la cogí, un hombre coreano que había detrás del stand se me acerco y me tendió un folleto mientras lo señalaba y articulaba la palabra español. Yo le conteste diciéndole gracias en coreano y no podéis imaginar la cara de sorpresa que puso.

Guía de viaje y folletos de Corea.
                                                    Guía de viaje y folletos de Corea.

Korea Tour by K-shuttle es el titulo del folleto. Al parecer, y como dice en el folleto, K-shuttle es una lanzadera exclusiva que recorre las principales ciudades turísticas coreanas para los extranjeros y turistas coreanos. No conocía esta idea de viaje pero tiene bastante buena pinta. Por lo que he llegado a leer hay un recorrido que comienza y termina en Seúl y recorre toda Corea pasando por Gonju, Buyeo, Jeonju, Gwangju, Suncheon, Yeosu, Jinju, Busan, Gyeongju, Andong, Wonju, Pyeongchang, Gangneung y Sokcho. El precio del viaje por toda Corea es de casi 600$ por 5 días e incluye el alojamiento para dos personas, el desayuno, las entradas a algunos de los lugares a visitar y la guía en inglés. En cuando al idioma de la guía en su página web pone que también esta disponible en español y ruso solo que no aclara si también estará disponible para una sola persona o si, por el contrario, se necesitara un mínimo o  pagar algún precio adicional. El único problema que he podido encontrar hasta ahora es que el transporte es en autobús por lo que puede llegar a ser un poco incomodo. Aquí os dejo su página web por si os interesa echarle un vistazo.

Siguiendo con mi ruta por el stand de Corea en FITUR lo siguiente que llamó mi atención fue el mapa turístico de Corea, la guía turística oficial de Seúl y un folleto de las ventajas de utilizar el Discover Seoul Pass, una tarjeta que permite la entrada gratuita a diferentes lugares además de ofrece la posibilidad de utilizarse en el metro, los autobuses e incluso en taxis. Para más información podéis visitar su página web.

Casi al mismo tiempo unos chicos de una aerolínea que estaban en el mismo stand se nos acercaron para ver si queríamos participar en un sorteo. Participamos. Y gané (una funda para pasaporte). Además, solo por participar, nos regalaron posits en forma de avión y un bolígrafo con el nombre de la compañía. La aerolínea era Asiana Airlines, la cual ofrece vuelos directos Barcelona-Seúl, y a otras muchas zonas de Asia, principalmente.

Regalitos de Asiana Airlines.
Regalitos de Asiana Airlines.

Y ya lo último que hice en el stand fue participar en una encuesta donde me dieron unas pegatinas del Rey Sejong por contestar 10 preguntas cortas sobre Corea que hacían referencia a las motivaciones de la visita y al tiempo que pasas planificando un viaje.

 

|Recomendaciones| Pachinko de Min Jin Lee

recomendacionespachinkodeminjinlee_1_original

Desde que me interese por Corea y empecé a estudiar coreano este es el primer libro que leo ambientado durante la ocupación japonesa en Corea. Y además, está escrito por una autora coreano-americana.

Desde pequeña, siempre he oído que no hay que juzgar un libro por la portada pero en este caso lo hice. Lo encontré de casualidad de manera digital, por lo que cuando lo empecé no sabía de qué iba, y el título tampoco era de gran ayuda. Al principio, y cuando busque que significa Pachinko tampoco entendía la relación del título con el libro. Más tarde todo cobra sentido.

Para quien no lo sepa Pachinko es el nombre que recibe un máquina de árcade similar al pinball. En Japón son un sistema de casinos legales y se dice que fueron inventados durante la Segunda Guerra Mundial.

Además, buscando información sobre la autora, descubrí que Apple ha comprado los derechos para crear una serie de televisión. Así que, ¿Qué mejor momento que este para hacer esta recomendación?

Argumento

newproject_1_original-2-1469920044.jpg

Yeong-do, Corea 1911.

En una pequeña aldea de pescadores a la orilla del mar del Este, un hombre tullido se casa con una muchacha de quince años. La pareja tiene una hija, su adorada Sunja. Cuando Sunja se queda embarazada de un hombre casado, la familia se enfrenta a la ruina. Pero entonces Isak, un joven sacerdote cristiano, le ofrece una oportunidad de salvación: una nueva vida en Japón como su esposa. Tras seguir a un hombre al que apenas conoce hasta un país hostil donde no tiene amigos ni hogar, la salvación de Sunja no será más que el principio de su historia.

A través de ocho décadas y cuatro generaciones, Pachinko es un relato épico de familia, identidad, amor, muerte y supervivencia.

Sobre la autora

minjinlee(1)-1445541031.jpg

Min Jin Lee nació en 1968 en Seúl. En 1976, cuando tenia siete años, se familia se mudó a Estados Unidos, concretamente a Elmhunrst en Queens (Nueva York). Como nueva inmigrante, pasó mucho tiempo en la biblioteca de Queens, donde aprendió a leer y escribir.

Asistió al instituto de ciencias del Bronx y más tarde, estudió historia en la Universidad de Yale y derecho en la Escuela de Leyes de Georgetown.

Antes de dedicarse a escribir trabajó varios años como abogada corporativa. Y también ha trabajado como columnista para el periódico surcoreano Chosun Ilbo.

Cómo escritora ha ganado numerosos premios tanto por su obra Free Food for Millionaires como por Pachinko En su página web podéis encontrar una extensa lista de todos ellos.

Durante algunos años vivió en Japón. Actualmente vive en Nueva York con su hijo y su marido que tiene descendencia japonesa.

Opinión personal

Cuando me di cuenta de que el libro iba sobre la ocupación japonesa pensé que sería muy aburrido. La historia nunca ha sido mi fuerte y creí que sería como el típico libro malo que nos hacían leer en el colegio de pequeños. Pero no, me equivocaba. Me ha gustado bastante y no habla sobre la guerra y la historia de la época como tal sino, más bien, cómo fue la vida de los coreanos que acabaron viviendo en Japón.

Al final del libro, en los agradecimientos, Min Jin Lee, explica cómo es que llegó a escribir el libro y porque lo empezó. Básicamente dice que la idea del libro surgió en 1989 tras escuchar una conferencia en la universidad de un misionero estadounidense que vivía en Japón. La conferencia iba sobre los coreanos japoneses que habían emigrado en la época colonial y sus descendientes. Por lo que decidió escribir sobre los coreanos en Japón. Cuando en 2007 se mudó a Tokio tuvo la oportunidad de entrevistar a los coreanos que vivían allí. Fue entonces cuando empezó de nuevo a escribir esta historia hasta que, finalmente, consiguió publicarla en el 2017.

A mí parecer, Min Jin Lee, ha hecho un trabajo fabuloso. A sabido retratar perfectamente la vida que quería mostrar. Las dificultades, la incertidumbre, todo.

El libro está dividido en varias partes. La primera lleva por título Gohyang/Tierra natal. Esta ambientada desde 1910 a 1933 en Yeongdo (Busan) y más tarde en Ikaino, un barrio coreano en Osaka. La segunda parte, llamada Madre patria transcurre entre 1939 y 1962 en Osaka y Tokio. La última parte, la tercera, se llama Pachinko y va desde 1962 a 1989 y está ambientada en Nagano, Osaka, Nueva York y Yokohama sobretodo.

A lo largo de cada una de las partes vamos conociendo a los diferentes personajes. Al principio, conocemos al padre de Sunja y nos cuentan un poco su vida y como acabó casándose. También cuenta la infancia de Sunja y su matimonio así como si nueva vida en Japón. La siguiente parte se centra más en los hijos de Sunja, su vida, sus estudios, los trabajos y los primeros amores. Por último, en la tercera los hijos ya se han ido de casa y tiene tienen su propia familia.

Aún centrándose en cada personaje siempre hay tiempo para la historia de Sunja, es el único personaje que conocemos en las diferentes etapas de la vida, desde la niñez hasta que se convierte en una mujer anciana, y es gracias ha ella, una mujer luchadora, que “vemos” la vida pasar. Desde la pobreza y el esfuerzo por sobrevivir, y como gracias al duro trabajo se puede llegar a tener una vida acomodada. Es decir, muestra como una familia consigue superarse a pesar de las dificultades.

Prácticamente todo libro está narrado por uno u otro, algo que nunca me ha gustado, se me hace muy pesado. Sin embargo, esta narración es ligera y rápida de leer. Sin ella el libro sería mucho más largo y algunos de los personajes ni llegarían a aparecer. La historia de los personajes menos relevantes aparecen contadas así y en ocasiones nos descubren finales sorprendentes e inesperados.

El hecho de que los capítulos no sean todos correlativos y salten en el tiempo hacen que un personaje en un capítulo este bien y en el siguiente, o dos más allá, aparezca muerto o enfermo. Porque si, hay muchas muertes y muchas de ellas han conseguido que se me umedezcan los ojos.

Con respecto al final tengo diferentes opiniones. Por un lado no me lo esperaba ya que, conforme vas leyendo te imaginas un posible final o al menos yo me lo imaginé y me equivoqué. No termina como creí, aunque tenía probabilidades, pero mejor, porque era muy triste mi final. Por otro lado, sentí que es demasiado abierto, como si al libro le faltarán páginas. Y eso no me gusta, pero eso es preferencia personal. Prefiero que un libro termine con la idea que tenía la autora y con mi imaginación. Además, me esperaba alguna especie de epílogo que contará un poco más la historia del nieto de Sunja. A mí parecer, es el único que no tiene un “y comieron perdices” como el de los cuentos de hadas.

Algo que me hizo mucha ilusión fue entender las palabras coreanas que aparecían desperdigadas en los diálogos. Algunas eran más difíciles de entender ya que no eran palabras comunes, pero por contexto se entendían. Luego cuando empezaron a hablar japonés ya no entendía casi nada y también hay algunos diálogos escritos en inglés pero que aparecían traducidos al final del capítulo. Me extrañó mucho que con las palabras coreanas y japonesas no hubiera hecho lo mismo, pero sí. Al final del libro hay un glosario con todo em vocabulario, el problema está al leerlo en formato digital, que ésto lo ves cuando ya has acabado.

Para acabar ya con la entrada diré que al principio hay una parte en la que le dicen a Sunja que no hay que fijarse de los hombres he le digan que pueden conseguirle trabajo en el extranjero. Más tarde, el mismo tema vuelve a surgir entre Sunja y su madre diciendo que unas chicas, que habían trabajado para ellas, habían aceptado un trabajo en Manchuria y no habían vuelto a saber nada más de ellas. Aunque no lo dice literalmente me hizo pensar que hacía referencia a las Comfort Women. Si no sabéis quienes fueron estás mujeres, Felipe de Eurowon publicó una entrada, interesante y triste a la vez, con un video de animación con la historia de una comfort women coreana.

Fuentes: (·) (·) (·) (·)